24 de abril de 2011

Autismo/ Siguen reclamando un centro de atención en Concordia - Argentina

En Concordia, “no hay un centro de atención para chicos con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) espectro autista, a pesar de que se hicieron muchos reclamos”, informó a AIM Benigno Mario López, quien reside en esa ciudad y tiene una hija con este síndrome. Además, aseguró: “de la misma manera en que el gobierno provincial hace escuelas públicas para chicos normales tiene que construirlas para estos niños y jóvenes que necesitan un lugar de manera inmediata”.


En diálogo con esta Agencia, López señaló que “en Concordia, a nivel de autismo, estamos tratando de avanzar al respecto y hay cerca de 60 familias que necesitarían un centro, porque cada vez se registran más casos”.

En ese sentido, puntualizó que en la actualidad “se habla de cerca de 20 casos cada 10.000, pero eso depende las circunstancias que existen en cada lugar: hoy se están investigando estos temas a nivel internacional y se avanza en el enfoque de los alimentos transgénicos y su posible incidencia en este tipo de problemáticas”.

Además, aseguró: “duele que haya muchos chicos acá con este problema y que por el momento no se haga nada cuando los mismos políticos deberían construir un centro o un hogar para quienes tienen TGD”.

“Nuestra hija tiene 17 años y en 10 años más tendrá 60 y verdaderamente no nos da el cuerpo para tanto, pues demandan una atención especial y en el caso de ella debe tomar tres medicamentos, pero si se abriera un centro la mutual lo cubriría, aunque aquí no hay nada”, aseguró.

En ese orden, López aseguró a AIM: “estamos esperando una respuesta del gobernador (Sergio) Urribarri o del ministro (Ángel) Giano pero parece que no les interesa cuando estas cuestiones son sumamente importantes para la comunidad”.

“De la misma manera en que el gobierno construye escuelas públicas para chicos normales debería hacerlas para estos chicos y si hay fondos para campañas debe haberlos para niños y jóvenes con capacidades diferentes”, apuntó y destacó: “hubo ofrecimientos para formar una asociación pero no es justo que sean las familias las que tengan que trabajar a pulmón, con el desgaste que ello implica, mientras no hay intervención estatal al respecto”.